La Escuela Franco – Panameña Louis Pasteur nace de un convenio científico, cultural y técnico firmado entre ambos países en 1967. Nombrada tras el científico francés Louis Pasteur, la escuela pone énfasis en las disciplinas científicas, pero no solamente.

 

Esta institución se caracteriza por una enseñanza bilingüe, en lengua española y francesa, sin omitir el inglés opcional. La priorización de estas lenguas toma en consideración la realidad internacional caracterizada por intercambios globalizados.

Consciente de la necesidad de formar alumnos capaces de evolucionar en cualquier ámbito laboral como cultural, la escuela participa en un programa de formación de profesores de francés. Esta iniciativa busca facilitar la integración de los alumnos en el mundo universitario francés, proveyendo diplomas reconocidos en Francia para el seguimiento de estudios superiores.

En este sentido, dos profesoras panameñas de la Escuela Louis Pasteur están siguiendo un programa de 100 horas de formación, que se reparten sobre 2 a 4 horas por semana, durante 8 meses. Además de las clases presenciales impartidas en la Alianza francesa, las profesoras deben realizar un trabajo de fondo que consiste en lecturas y preparaciones de actividades. La formación es didáctica y pedagógica: les enseña las modalidades de las evaluaciones lingüísticas del Cuadro Europeo de Referencia Comuna (CECR) y las capacite en el otorgamiento del DELF, Diploma de Estudios en Lengua francesa, así como del DALF, Diploma Avanzado de Lengua Francesa. Se hace énfasis en una evaluación criteriada, que aprecie el conjunto de capacidades del candidato. También se les enseña las herramientas de concepción pedagógica digitalizadas: creación de ejercicios, recursos numéricos, documentos en la plataforma Culturethèque, etc.

Así, las profesoras podrán, desde Panamá, permitir a los alumnos tener los requisitos lingüísticos previos para ir a estudiar en Francia si lo desean, y eso, en cualquier momento de su vida dado que los diplomas nunca se caducan.

 

Es la primera vez que una iniciativa de tal envergadura se desarrolla con un liceo privado en Panamá. Este programa-piloto, llevado a cabo por la Alianza francesa de Panamá y apoyado por la Embajada de Francia y el Instituto Francés de América Central, hace énfasis en la relación privilegiada que une Francia a Panamá. Asimismo, ofrece a los alumnos un horizonte de oportunidades internacionales que constituyen una ventaja mayor en un mundo cada vez más competitivo.